ULTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

lunes, 30 de marzo de 2015

LA FE NOS VIENE DE DIOS



Muchos somos los que quisiéramos tener fe. La gente acude a las celebraciones litúrgicas, y muchos que quizás no se deciden a ir, o les vence su propia pereza u otras apetencias, en lo más profundo de sus corazones experimentas ese deseo de asistir. Jesús atrae. Ocurrió cuando estuvo en la tierra, y ocurre ahora también cuando su presencia espiritual habita entre nosotros.

Sin embargo, nuestra fe se hace presente en nuestro corazón cuando descubrimos que nos viene de Dios. No somos nosotros capaces de creer, sino, simplemente de intuir y razonar la Mano de Dios en la creación del mundo y de todo lo que lo habita, principalmente el hombre. Pero es la venida de su Hijo Jesús la razón poderosa de su revelación. Jesús nos enseña y descubre el Amor de nuestro Padre Dios.

Jesús nos revela que Dios es nuestro Padre, y nos manifiesta su presencia, libre y voluntaria, por amor del Padre, para nuestra salvación. En Él está la mediación para salvarnos, y por Él somos invitados a creer. Nos da su Palabra, y también sus obras. Muchos creyeron en Jesús al ver a Lázaro resucitado, pero también por todos los milagros y resurrecciones que Jesús hizo a lo largo de su vida humana entre nosotros.

Su testimonio de vida haciendo el bien por donde pasaba y atendiendo, acogiendo, curando, escuchando, comprendiendo, perdonando...etc., nos revela el Amor del Padre. En Él, con Él y por Él recibimos la fe si somos capaces de abrirle nuestros corazones. Un don de Dios que nos lo envía en su Hijo predilecto, y que por la Gracia del Bautismo entra en nosotros.

Un don de Dios que pedimos humildemente y que imploramos pacientemente poniéndonos a sus pies. Danos, Señor, la fe de creer firmemente en Ti, no sólo de palabra, sino también entregando nuestra vida al servicio de los demás. Amén.

domingo, 29 de marzo de 2015

¿CUÁL ES EL SENTIDO DE MI ACLAMACIÓN?



¿Aclamo al Señor porque lo descubro desde mi corazón, o me dejo llevar por las voces que me dirigen y me dicen lo que debo hacer en cada momento? ¿Soy una marioneta o esclavo en manos de aquello sumos sacerdotes, fariseos y escribas, hoy modernos dirigentes que los suplantan para hacer el mismo papel?

Son preguntas que me invitan a la reflexión, antes de levantar mi ramo impulsado como si de un acto inconsciente se tratara. Porque, puede ocurrir que hoy lo aclamo, pero mañana no, y soy indiferente a su Palabra. Por eso, experimento que Jesús es el Mesías, enviado por Dios, para proclamar su Palabra de salvación. Y creo firmemente en Él.

Líbrame Señor de sentirme eufórico dentro de la procesión y actuar por el que dirán y por la emoción. Transforma mi corazón para que mis palabras y mis actos sean consecuencia del esfuerzo de vivir en tu Palabra. Hazme prudente, comedido y solidario con mi sentir y vivir, para que la consecuencia de seguirte sea aceptar ser el último y el servidor de todos.

Porque si es así experimentaré estar entre los que te aclaman de verdad, y no por contagio o emociones. Esa es mi actitud e intención, que pongo en tus Manos, Señor, para que, por tu Gracia, sea el motor y la fuerza que me impulse cada día a vivir en tu Palabra y Voluntad.

sábado, 28 de marzo de 2015

HOY TAMBIÉN LE MATAMOS DESECHÁNDOLO DE NUESTRAS VIDAS



Hoy no le inferimos una muerte cruenta, pero, en cierto modo, le herimos y le matamos cuando le rechazamos con indiferencia, alejándonos de su presencia con nuestras infidelidades y con nuestros pecados. No nos importa Jesús, ni sus Palabras, ni tampoco sus promesas. 

La experiencia nos descubre muchas respuestas que dicen: no me interesa eso, cuando le hablas de la Palabra de Dios. Andamos ciegos buscando en el mundo lo que en él nunca encontraremos. Porque el hombre busca la felicidad y la eternidad, y, por mucho que busque y se afane, nunca las encontrará en el mundo.

Lo que el mundo te puede ofrecer es caduco y vacío. No te llenará plenamente. Incluso la verdadera felicidad siempre te hará sentir insatisfecho, porque el mundo es un camino hacia la plenitud. Estaremos siempre inquietos hasta descansar en la única y verdadera Fuente de Felicidad y Eternidad que está en la Casa del Padre.

Eso que todos buscamos nos lo ofrece Jesús. Sus signos son pruebas que nos adelantan el tesoro que todos buscamos. Lázaro fue resucitado, pero una resurrección que sirvió de signo para que los testigos creyeran, pero tendría que morir a su hora. Más, cuando venga el Señor de nuevo, en su segunda venida, todos resucitaremos para no morir nunca. 

Te pedimos, Señor, que nuestra fe en Ti no descanse, y que se mantenga siempre fiel a tu Palabra, de vida y obra, para que cuando decidas venir por segunda vez, nuestros cuerpos sean levantados para gozar junto a Ti la Gloria que nos has prometido junto al Padre, para toda la eternidad.