ULTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

jueves, 28 de agosto de 2014

NO SE TRATA DE MÉRITOS SINO DE UNA ACTITUD PERSEVERANTE



No se trata de hacer méritos, llenar el granero y luego echarse a dormir. No es esa la advertencia que hoy nos quiere descubrir la Palabra de Dios. La cuestión no es estar preparado cuando llegue la última hora, porque, entre otras cosas, no sabemos la hora ni el momento en que llegará. Por lo tanto, no se trata de estar preparado esa última hora, sino de estar preparado siempre.

Es esa la actitud que el Señor nos descubre hoy. Necesitamos estar vigilantes, atentos y preparados en la frecuencia de la Penitencia y la Eucaristía, en la oración y escucha de la Palabra. Son las armas que nos ayudan a mantenernos perseverantes y expectantes en cada momentos de nuestra vida y preparados, por la Misericordia de Dios, en el momento de la última hora de nuestra vida.

Y es esa actitud la que el Señor nos anima a mantener, independientemente de que llegue o no llegue el momento último, y menos nos sorprenda. Y esa es la oración que, desde lo más profundo de nuestro corazón, hoy queremos, Señor, elevar hacia Ti.

Te rogamos nos des la fuerza, el valor, la inquietud y la sabiduría de saber y valorar el estar expectante y atentos a tu Palabra. No sólo de oído, sino también de vida aplicándola a nuestras vivencias diarias en la relación de cada día en nuestras familias y ambientes sociales. Amén.

miércoles, 27 de agosto de 2014

DESENMASCÁRATE



Quiero, Señor, que mi vida sea transparente. Tengo miedo al ridículo y a dejar mis pecados a la vista de todos. Pero ser transparentes implica no tener dobleces ni segundas intenciones. Y consciente de mis fallos y debilidades, sé que tendré que despojarme de mucha basura e inmundicia.

Descubro que es bueno compartir, porque sólo en el compartir me puedo ayudar a irme presentando, y eso es muy bueno para irme conociendo, pues sólo en el conocimiento de mí mismo puedo conocerme y darme a conocer. En el esfuerzo de darme a conocer descubriré mis actitudes, mis apegos, mis mentiras y, por supuesto, mis pecados. Y en esa medida iré purificándome en el Espíritu Santo que me fortalece y me asiste.

Por eso, Señor, te pido que me ayudes a desenmascararme, aceptándome y perdonándome en tu Misericordia, y por la acción del Espíritu Santo. Dame la sabiduría y la fortaleza de comprender, de ser humilde, suave y bueno y para aceptar las apariencias de los demás como Tú mismo las aceptas, y también las mías propias, para llenos de tu Gracia amorosa podamos irnos purificando y creciendo en tu Amor.

Te rogamos Señor que no permitas tapar nuestras actitudes hipócritas y dejar que vivan en nuestro corazón, porque lo irán pudriendo y matando. Danos la valentía de descubrirlas y hacer que emerjan en el amor entre los hermanos para que en el compromiso y el esfuerzo vaya perfeccionándolas y corrigiéndolas. Amén.

martes, 26 de agosto de 2014

¿SER PARA HACER, O, HACER PARA SER?



Hay momentos que no sabes que va primero, si lo de ser antes que hacer. O, haces porque eres. De cualquier forma, el hacer necesita del ser, y el ser vive y es del hacer. No sé si me he liado algo y en lugar de aclarar confundo, pero trataré de explicarme a lo largo de esta breve oración.

Necesito ser, porque si no soy haré lo que simplemente sea. Y ser es cumplir la misión para la que he sido creado, que no es otra sino el amor. Estoy hecho para amar, y si no llego a vivir el amor puedo decir que no he logrado ser. Ser para lo que he sido creado, amar. 

Y el amor, todo lo hemos experimentado, se hace tremendamente difícil cuando exige soportar y perdonar. Porque de otra forma no es amor. El vino sale de la uva, y si no es así, será otra cosa, pero no es vino. De igual forma, al amor sale de la renuncia, del morir a nuestros egoísmos para entregarnos al bien del amado. Desde ahí, está claro, amar es imposible para nuestra naturaleza herida y tocada por el pecado. Necesitamos ayuda exterior, y esa ayuda no nos puede venir sino desde arriba. Nadie más nos la puede, ni dar ni ofrecer.

Y seré en la medida que, injertado en el Señor, deje que renueve y transforme mi corazón. Es entonces cuando entra en juego el hacer. En la medida que voy siendo instrumento del Señor, iré también sumando mi pobre colaboración en su Obra según su Voluntad. 

Empiezo a hacer porque estoy siendo, puesto en Manos del Espíritu, modelado por Él. Por eso, Señor, suplicarte y abandonarme, esperanzado y confiado, a tus Manos de Creador y dejarme modelar por tu Corazón Eterno para, confiado a tu Misericordia, ser y hacer según tu Voluntad. Amén.