ULTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario (VER AQUÍ) por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

viernes, 24 de febrero de 2017

NO QUIERO UTILIZARTE, SEÑOR

HOY A LAS 09:00 HORA PENINSULAR, 08:00 HORA CANARIA, REZO DEL SANTO ROSARIO POR LA DEFENSA Y UNIDAD DE LA VIDA Y LA FAMILIA. ÚNETE A LA HORA QUE PUEDAS Y DESDE DONDE PUEDAS


Puede ocurrir que, sin darnos cuenta, usemos el Nombre del Señor y su Palabra para decir lo que pensamos y creemos. Se nos puede ir muy fácil la lengua e interpretar lo que querría que dijese el Señor. Por otro lado se hace difícil opinar e interpretar. Sin embargo, hay cosas muy claras que podemos opinar lo que pensamo respecto a ellas.

Hoy nos habla del matrimonio y nos responde muy claramente a la pregunta que te hacen: «¿Puede el marido repudiar a la mujer?» Él les respondió: «¿Qué os prescribió Moisés?». Ellos le dijeron: «Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla». Jesús les dijo: «Teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón escribió para vosotros este precepto. Pero desde el comienzo de la creación, El los hizo varón y hembra. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre». 


Danos, Señor, la sabiduría de saber entender lo que Tú nos has dicho y no darle otra interpretación. Danos, Señor, la luz de saber discernir tu Voluntad y de tener la fuerza y la capacidad para aplicarla a la vida. Danos la fortaleza para sobre llevar con dignidad y entereza todas nuestras flaquezas y poder sostenernos en el cumplimiento de tu Voluntad.

Porque con tu Gracia todo es posible, por mucho que a nosotros nos parezca difícil e imposible. Porque Tú eres un Dios único y amoroso, y no nos manda nada que nosotros no podamos cumplir, porque quieres nuestro bien y llevarnos contigo a la plenitud eterna. 

Te pedimos que nos revista de esa sabiduría que nos ayude a encontrar el camino correcto y a suavizar nuestro duro corazón tentado por las pasiones de este mundo que nos inclinan al egoísmo y la satisfacción propia hiriendo el corazón de los demás. Amén.

jueves, 23 de febrero de 2017

VIVIENDO EN EL AMOR

http://delamanodemaria.com/wp-content/uploads/2014/06/Mt-624-34.jpg
Posiblemente, muchos actuamos de forma interesad y para que se nos vea. Es verdad que lo hacemos de forma instintiva y espontánea, pero no de forma desinteresada y a quien verdaderamente lo necesita. Actuamos mirando al mundo y para que se nos vea. Al menos estamos inclinado a ello. Y esa debe ser nuestra lucha, actuar con quien verdaderamente lo necesita, sea quien sea, y si es nuestro enemigo, más razón tenemos para actuar, porque ello es la prueba del algodón de nuestro sincero y verdadero amor.

Ese es el sentido evangélico de hoy. Dar un vaso, por amor, a quien verdaderamente lo necesite. Privarnos de los excesos que nos puedan afectar y aflojar nuestra espiritualidad. No se trata de no hacer cosas que puedan gustarte, pero sí ponerlas en su justa medida. Sin perder la orientación del camino y de Dios, que es y debe ser el centro de nuestra vida.

Por tanto, todo aquello que empiezas a experimentar que afloja tu relación con Dios y te aleja de Él, déjalo, córtatelo, sácatelo. Ese es el criterio. Se trata de saber discernir y de actuar. No cabe duda que, al mismo tiempo, estamos descubriendo la necesidad e importancia de la oración. Necesitamos orar, estar con el Señor y abierto a la acción del Espíritu Santo. ¿Cómo, si no vamos a sostenernos y perseverar si no estamos unidos y en constante relación con Él? ¿Cómo vamos a vencernos a nosotros mismos sin la fuerza del Espíritu de Dios que nos asiste, nos acompaña y nos fortalece?

Solos estamos entregados y en manos del Maligno, que trata de apartarnos del camino del Señor. Por eso, unidos y consciente de la necesidad de estar en el Señor, le pedimos que nos llene de su Gracia para vencer todas las tentaciones e inclinaciones que amenazan nuestro camino y nuestra vida.

Y, también, acudimos a nuestra Madre, para que nos aconseje, nos transmita su serenidad, su confianza y su humildad en la seguridad que su Hijo, el Señor, nos escucha y camina con nosotros. Amén.

miércoles, 22 de febrero de 2017

ELEGIDO POR EL ESPÍRITU SANTO

Es el Espíritu Santo quien elige al Pedro sucitándole ese impulso al decir: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo».  Pedro no podía hablar por sí mismo. Sus palabras son empujadas por el Espíritu Santo que le designan para ser el elegido. No era el mejor, quizás, Pedro, pero es el elegido. Los criterios de Dios no los entendemos.

Cristo te llama, Pedro, y tú le sigues;
dejas tu barca, pescador de hombres;
roca y cimiento de la santa Iglesia
Cristo te hace.

Él te pregunta: "¿Me amas más que éstos?";
tú le respondes: "Sabes que te quiero."
Él te encomienda todo su rebaño;
tú lo apacientas.

Tienes las llaves, atas y desatas;
fiel al Maestro, amas más que niegas;
llegas a Roma, con tu magisterio;
mueres por Cristo.

Desde tu cielo, mira a nuestra tierra,
guía los pasos de tus sucesores
que en el primado del amor, sirviendo,
rigen la Iglesia.

Gloria a Dios Padre, creador del mundo,
gloria a Dios Hijo, redentor de todos,
gloria al Espíritu, que nos santifica:
Dios Uno y Trino. Amén.


La Cátedra de San Pedro Apóstol, fiesta
                                                                                                                    Común de apóstoles
                                                                                                                  Himno de la oración de                                                                                                                                            Laudes