ULTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

UN ROSARIO CADA VIERNES

Cada viernes, hora peninsular 09:00, en Canarias a las 08:00, y en cualquier otra parte del mundo la que mejor puedan elegir, nos unimos en el rezo del Rosario por la unidad de todos los creyentes, por la familia natural, hombre - mujer, por la vida y por la libertad de educación de los hijos.

Desde tu casa, online, desde tu trabajo, desde tu hospital y enfermedad, desde myfeeling, desde todas los colectivos y asociaciones, desde donde quieras que estés, tú también puedes unirte en este clamor al Padre, unidos a María Santisíma, para que el Espíritu Santo nos dé la capacidad y la luz de salvaguardar la vida y los valores morales y naturales que la dignidad de las personas hemos recibido de nuestro Padre Dios

martes, 16 de septiembre de 2014

¡GRACIAS SEÑOR POR LA VIDA!



Posiblemente no valoramos la vida sino cuando la tenemos en peligro. Posiblemente la exigimos como un derecho que nos pertenece, sin pensar que la hemos recibido de Dios, y que la perderemos, al menos en este mundo, para, compartiéndola con Xto. Jesús, ganarla para la eternidad.

Todos nuestros esfuerzos van dirigidos a prolongar la vida. Y no hay mayor susto y disgusto que cuando nuestra vida está en peligro, ya sea por enfermedad, por circunstancias de riesgos o enfrentamientos. Siempre hay esperanzas, acostumbramos a decir, menos para la muerte. Y es que perdida la muerte se acaba todo.

Sin embargo, para el creyente la vida de este mundo no tiene la última palabra. Sin escatimarla ni despreciarla, ni tampoco serle indiferente, la vida terrenal es un camino para alcanzar la Vida Eterna. La Vida gozosa y feliz vivida en plenitud. Teniendo esa perspectiva y esa promesa, no de un cualquiera, sino por Aquel que tiene autoridad y poder para cumplirlo, los creyentes en Jesús de Nazaret, Señor de la Vida y la Muerte, caminamos esperanzado llenos de gozo y felicidad.

Y hoy es uno de esos días que la Palabra del Señor nos habla de la Resurrección. Jesús nos manifiesta su Poder sobre la muerte, y en ese hijo único de la viuda de Naín, compadecido de su dolor y llanto, nos revela el horizonte que nos espera a aquellos que le siguen y creen en su Palabra. 

Gracias Señor Jesús, el Hijo de Dios Vivo, que has venido al mundo a salvarnos del pecado y a darnos Vida Eterna, Vida abundante bañada en gozo y felicidad. Gracias por tu Cruz, Señor, en la que has dado tu Vida para devolvernos la nuestra muerta por el pecado. 


lunes, 15 de septiembre de 2014

LA ESPERANZA DE LA CRUZ



No es la Cruz lo que aparenta, porque cuando todo parece indicar tristeza, sufrimiento y dolor, Jesús en su agonía y Muerte transforma la desesperanza en esperanza, y de la muerte renace la vida. Vida abundante y eterna. Por eso la Cruz desde ese mismo momento se transforma en Cruz de esperanza, Cruz de alegría y Cruz de victoria.

Hoy Señor, cuando tu Madre presencia tu Muerte al pie de la Cruz con su corazón atravesado por una espada, nosotros queremos, junto a ella, acompañarla y afirmarnos en tu seguimiento y confianza. Porque ese dolor de muerte se levanta, por tu Resurrección, en un clamor de gozo y alegría que nos llena de esperanza y de felicidad.

Te pedimos, Madre del Cielo, que intercedas por cada uno de tus hijos y, apoyados en tu testimonio, tu cercanía, tu amistad y maternidad nos ayude a relacionarnos con tu Hijo y a intimar con Él aceptando la cruz de nuestra vida para en Él santificarla y glorificarla por su Gracia. Amén.

domingo, 14 de septiembre de 2014

MI ESPERANZA, SEÑOR, DESCANSA EN TI



No sé cómo sería el mundo. Imagino que como a muchos hombres, que conozco, que viven indiferentes ante la proximidad de la muerte y no parecen preocupados. No llego a entender cómo se puede vivir sin el interrogante ni el planteamiento de la trascendencia. ¡Y hay muchos que viven así, Señor!

No lo puedo entender, y supongo que, al alejarse de Ti, caen presos del Maligno que los somete y los ciega para que no vean sino las luces del mundo. Y es que con las luces del mundo no podemos ver sino muerte y miserias. No hay esperanza ni horizonte. Las luces del mundo tienen poco alcance y se vuelven con el tiempo en opacas y caducas. Sólo tu Luz, Señor, es una Luz clara y eterna.

Danos, Señor la Luz que viene de lo alto y nos alumbra la verdad y la justicia. Danos, Señor, la sabiduría de resistirnos a dejarnos alumbrar por estas luces caducas y de poca claridad. No es la luz que busco la que se conforma con simplemente alumbrar, sino que busco la Luz que alumbra siempre y en todo momento y nos guía por el sendero que conduce a la verdad y la eternidad.